La España vaciada en la obra del Nobel de literatura Peter Handke

http://www.fotonazos.eseldiario.es | Varias obras del premio Nobel de literatura 2018 no podrían haber sido escritas sin la evocación que provocaron a Peter Handke (Austria, 1942) los paisajes de la España Vaciada. “Es un escritor de lugares, que consigue transmitirte con sus libros el sobrecogimiento de la naturaleza. Con ello logra cambiarte la perspectiva del mundo”, cuenta al eldiario.es, la crítica literaria Cecilia Dreymüller.

La relación del Nobel con España se remonta a décadas atrás. Visitó Valencia en los años setenta donde asistió a una corrida de toros, pero no fue hasta finales de los ochenta cuando su amor España alcanzó un nuevo estadio. Con el inicio de la guerra de Bosnia, el escritor austríaco cambió los paisajes eslovenos que visitó durante su infancia y juventud por los castellanos. Burgos, Soria, Zamora o Ávila aparecen en sus obras, pero no sólo como telón de fondo, sino como elementos fundamentales de su literatura.

“Con esos paisajes intactos, con esa naturaleza no destrozada, no invadida por el hombre, Handke consigue una concentración especial que le lleva a la experiencia mística”, relata Dreymüller, editora y traductora de varias obras de Handke en España. En las anchas llanuras de la meseta, el Nobel logra una conexión especial que consigue transmitir al lector con palabras. “Es volver a la lentitud, a valorar los objetos pequeños y a valorar al prójimo. Es casi religioso”, sentencia Dreymüller, una de las mayores conocedoras de sus obras. 

“Ensayo sobre el Jukebox” (1990), fue escrito en Soria, localidad en la que llegó a pasar las Navidades de 1989 y donde residió varios meses. En esta obra, el protagonista se dedica a buscar una máquina de discos como las que había utilizado en su juventud. Había visto un Jukebox en un bar de Linares (Jaén) y se dedica a buscarlo por los pueblos españoles, sin éxito, hasta llegar a Soria. “En Soria encuentra un lugar que le atrae muchísimo. Un pueblo un poco dejado de la mano de Dios, pero con esa solidez del carácter de los castellanos, un clima severo, y una arquitectura que le maravillaba”, explica Dreymüller. 

El Nobel y la España Vaciada

Handke es un escritor contemplativo y la España Vaciada ha sido clave en varias obras. En sus libros es consciente de que el hecho de que haya zonas de España que se han mantenido inalterables al paso del tiempo es “bastante trágico”, dice la crítica literaria. “No es ajeno a la realidad económica y social, a que la falta de desarrollo ha provocado que los paisajes se hayan mantenido en su naturaleza original”, dice Dreymüller. No obvia este hecho, por eso, al lado de los paisajes se encuentran apuntes sobre los suburbios, sobre los pueblos, sobre cómo va vestida la gente o su nivel de vida. “No es algo que le sea ajeno. Es todo menos un escritor apolítico”, sentencia.

Aunque no analiza el fenómeno de la despoblación ni se pronuncia en los términos de un analista económico, sí existe un estado de observación y conmiseración con el estado de las cosas. “Handke anota todas estas observaciones que los lectores de todo el mundo leen y aprenden sobre esta realidad. Es una manera de atraer la atención del mundo sobre la situación de esa parte de España”, recuerda la escritora. En Castilla y León, Handke ha encontrado lugares de salvación, espacios donde uno puede llegar a conectar ya sea con Dios o con el universo.

Para acercarse a un lugar, Handke tiene como costumbre saber qué han vivido las personas oriundas en esos mismos sitios. Saber qué han vivido, percibido y creado allí. “Para él es importantísimo conocer la literatura de cada sitio. Él se va con Teresa de Ávila en la maleta en castellano e intenta descifrar palabra por palabra lo que la Santa quería decir, porque Handke no se fiaba de la esencia de la traducción al alemán”, cuenta la editora. “Por su búsqueda de espacios de espiritualidad era inevitable que conectara con Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz”.

Por ello, la literatura castellana es también esencial en la obra de Handke. Uno de sus libros lleva por título una cita de San Juan de la Cruz. “En una noche oscura salí de mi casa sosegada” (1997) es una especie de novela de aventuras casi caballeresca, en la que tres amigos recorren Europa y España en un coche destartalado. Otra de sus obras “La pérdida de la imagen” (2003) tiene como subtítulo “Por la Sierra de Gredos”. Una obra que para Dreymüller es un “gran homenaje a Gredos y a la provincia de Ávila y también a la literatura española”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s